Entradas

A la hora de comprar un camión, es importante tener en cuenta distintos aspectos: si va a ser un camión nuevo o de segunda mano, qué se va a transportar, qué aspectos debe reunir antes de tomar la decisión de compra…

Desde Andamur te ayudamos a dar este gran paso en tu profesión para que puedas elegir la opción que mejor se adapte a tus necesidades.

¿Camión nuevo o de segunda mano?

Cuando hablamos de comprar un camión, como con cualquier vehículo, hay varias opciones. No solo podemos acceder a camiones nuevos, también hay camiones de segunda mano que pueden ser una buena oportunidad y adaptarse a lo que estás buscando.

Si te decides por un camión nuevo, acude a un concesionario y que los profesionales te guíen para elegir el vehículo adecuado. Hay multitud de opciones, solo es cuestión de encontrar el camión perfecto para ti y tus necesidades.

Pero si prefieres uno de segunda mano, lo primero que hay que tener en cuenta es que, cuando hablamos de ‘segunda mano’, tenemos que diferenciar entre vehículos de segunda mano y vehículos de ocasión.

Los camiones de ocasión son vehículos seminuevos que han tenido un solo dueño y que cuentan con un kilometraje inferior a 15.000 km. Suelen estar muy bien cuidados y en perfectas condiciones en la mayoría de los casos.

Aunque es frecuente utilizar el término ‘segunda mano’ para todos aquellos vehículos que no son totalmente nuevos, cuando hablamos de camión de segunda mano nos referimos a todos aquellos que no se compran en un concesionario, sino que el vendedor es un particular y que suelen tener más recorrido y antigüedad que los seminuevos. Estos vehículos tienen que ser revisados e inspeccionados con una mayor exhaustividad para detectar posibles fallos y averías.

Si tienes dudas para elegir el camión adecuado y no sabes si hacerte con uno nuevo, de segunda mano o de ocasión, es importante tener en cuenta las siguientes preguntas que plantea la Academia del Transportista:

  • ¿Qué tipo de mercancía voy a transportar? No es lo mismo transportar carga que necesita refrigeración que otra que no la necesita. Esto condiciona la elección del tipo de camión.
  • ¿Cuánto pesa la carga que voy a transportar? Si vas a transportar una carga muy pesada, debes asegurarte de que el camión que quieres comprar va a soportar ese peso.
  • ¿Qué rutas va a realizar el camión? Esto es importante para saber si necesitas una tracción en 2 o 4 puntos.
  • ¿Cuántos kilómetros hará el camión cada año? Un dato esencial para elegir si comprar un camión con motor diesel, de combustibles alternativos o ecocombustibles.

Si tras hacerte estas preguntas sigues teniendo dudas sobre qué tipo de camión elegir, desde Andamur te contamos algunas de las ventajas e inconvenientes tanto de los camiones nuevos como de los camiones de segunda mano y de ocasión.

Camiones nuevos

  • Ventajas: vida más larga, buen funcionamiento garantizado, equipamiento de última generación y mayor garantía.
  • Desventajas: más caros, seguros menos económicos y mayor devaluación una vez que pisa la carretera.

Camiones de segunda mano y de ocasión

  • Ventajas: más baratos, seguros más económicos, impuestos reducidos y disponibilidad inmediata.
  • Desventajas: mayor mantenimiento y más propensos a averías.

Consejos para comprar un camión de segunda mano

Si ya has decidido que quieres un camión de segunda mano (o de ocasión), te damos algunos consejos que debes tener en cuenta a la hora de elegirlo.

  • Ten en cuenta los años del camión
  • Comprueba los kilómetros que lleva
  • Inspecciona el camión minuciosamente tanto por fuera como por dentro: busca si hay algún fallo notorio o fugas, examina el estado de la carrocería y del interior, comprueba los frenos y la dirección…
  • Prueba el vehículo. Si puede ser en carretera, mucho mejor.
  • Cuenta con un buen asesoramiento profesional
  • No te precipites. Compara distintos camiones antes de dar el paso de comprar uno

 

Sea cual sea la opción elegida, ¡mucha suerte en esta nueva etapa! En Andamur queremos acompañarte y ayudarte en cada una de ellas porque, como bien sabes, #CadaViajeImporta.

 

Mantener el camión en buenas condiciones es indispensable para garantizar la seguridad de las flotas y la mercancía transportada. Un mantenimiento inadecuado del vehículo puede ser la causa de accidentes y otros imprevistos durante la conducción.

Desde Andamur, te damos 6 consejos para mantener tu camión en perfectas condiciones y prevenir cualquier problema al volante. ¡Sigue leyendo!

  1. Inspecciona los neumáticos

Los neumáticos de los camiones que transportan mercancía soportan grandes pesos. Es por eso que comprobar que tienen la presión adecuada, limpiarlos e inspeccionarlos ayudará a detectar cualquier problema o daño en las ruedas, como piedras en los agarres, cortes, grietas…

Además de revisarlos, es indispensable cambiarlos cuando sea necesario para evitar accidentes y cualquier otro problema en carretera.

  1. Comprueba y cambia el aceite cuando sea necesario

Es fundamental revisar el nivel de aceite a menudo y cambiarlo cuando lo indique el fabricante. Esto ayudará a alargar la vida del motor, mejorar el rendimiento del camión, conseguir una economía de combustible mejorada y proteger el sistema de emisión.

  1. Verifica el aislamiento del tráiler

Comprobar el aislamiento del tráiler es primordial para evitar que la lluvia o el viento estropee la carga y provoque otros problemas al vehículo. Para ello, hay que examinar bien las paredes, el suelo, las puertas y el techo del camión antes de iniciar la ruta.

  1. Mantén el camión limpio

Además de la importancia de limpiarlo para cuidar la apariencia exterior, con el lavado del camión alargamos la vida de la pintura y prevenimos que se acumule la suciedad en los bajos del vehículo, evitando así la oxidación.

  1. Cuida el sistema de frenos

Unos frenos en mal estado pueden causar que el camión no se detenga cuando sea necesario. Por eso, mantener los frenos en buenas condiciones es una de las tareas más importantes de cualquier vehículo.

El mantenimiento del sistema de frenos debe cuidarse al milímetro. Por eso es importante revisar el nivel del líquido y cambiar los discos y las pastillas cuando sea necesario.

  1. Examina el motor

Revisar el motor frecuentemente para comprobar que no haya ninguna avería puede prevenir accidentes y reparaciones muy costosas. Es importante comprobar los conectores, los cables y los distintos niveles de líquidos: líquido refrigerante, líquido del motor y aceite.

  1. Recuerda las revisiones

Aunque sea algo evidente, es importante seguir las indicaciones de los profesionales y acudir al taller a que realicen una revisión completa del camión. Además, recuerda comprobar cuándo tienes que pasar la ITV (Inspección Técnica de Vehículos).

 

En Andamur #CuidamosLoQueImporta. Por este motivo, durante las rutas, la seguridad del chófer profesional es primordial para nosotros. ¡Cuídate al volante!

 

 

 

 


Con el mal tiempo, conducir el camión se convierte en una tarea más compleja. La lluvia y otros fenómenos meteorológicos como la nieve y la niebla repercuten directamente en el estado de las carreteras y en el modo de conducción que debemos emplear.

Por eso, desde Andamur y siguiendo algunas indicaciones de la Dirección General de Tráfico te damos algunos consejos para conducir tu camión con mal tiempo y ayudarte a realizar tus rutas de una manera más segura:

  • Aumenta la distancia de seguridad. Las lluvias y la nieve provocan la pérdida de adherencia de los neumáticos, por lo que aumentar la distancia de seguridad es clave ante cualquier imprevisto.
  • Cuidado con las primeras gotas. Con la llegada de las primeras gotas lo hace también el peligro, ya que estas se mezclan con los materiales y sustancias que impregnan la superficie ocasionando una película altamente resbaladiza. Multiplicar por dos la distancia de frenado nos aportará seguridad.
  • Anticipación. No hay que bajar la guardia en ningún momento, especialmente cuando las condiciones climatológicas no acompañan. Observa el entorno con atención, fijando la mirada lo más lejos posible para aumentar el campo de visión y que esto  permita “ver sin mirar”, algo propio de la visión periférica.
  • Consulta el parte meteorológico. Antes de emprender tu ruta, es imprescindible consultar el pronóstico para evitar sorpresas al volante y poder adaptar tu conducción a las condiciones meteorológicas que se presenten.
  • Prepara tu cabina. Conducir con total comodidad influye más de lo que pensamos. Mantener una temperatura entre 20 y 22º dentro de la cabina es lo ideal, tanto en verano como en invierno. Una temperatura superior puede ocasionar somnolencia y fatiga, reduciendo la capacidad de reacción.
  • Reduce la velocidad. Es necesario adaptar la velocidad a la visibilidad en cada momento y llevar una velocidad que permita detener el vehículo en riesgo de alcance u otra situación inesperada.
  • Utiliza marchas largas para no patinar. A la hora de subir pendientes y en curvas, utiliza marchas largas para controlar el camión en todo momento y evitar que las ruedas derrapen y se pierda el control del vehículo. Además, es importante cambiar de marcha con suavidad.
  • Encender las luces en caso de lluvia intensa. Si está diluviando o la zona por la que circulas se ha oscurecido debido a las nubes, es muy recomendable activar las luces para mejorar la visibilidad.

Estas recomendaciones son claves para evitar el aquaplaning, un fenómeno que se produce cuando el neumático no se adhiere a la carretera debido a la lluvia, lo que provoca que las ruedas floten y que se pueda llegar a perder el control del vehículo.

En el caso de que esto suceda, la DGT recomienda sujetar el volante con firmeza, no frenar a fondo y corregir la trayectoria suavemente cuando se recupere el agarre.

En Andamur estamos comprometidos con el bienestar y la seguridad de los transportistas profesionales. Seguir estos consejos es esencial para conducir con una mayor seguridad y prevenir cualquier peligro en la carretera.

Al volante, ¡cuídate!

 

El trabajo del transporte de mercancías supone grandes desafíos en el día a día del chófer profesional.

Uno de los retos a los que se os enfrentáis los conductores profesionales son las rutas nocturnas. La ausencia de luz natural hace que conducir durante la noche requiera de una mayor concentración, dando lugar a un esfuerzo superior por parte del conductor y, por lo tanto, a un mayor cansancio.

En Andamur somos conscientes de las dificultades que suponen las rutas nocturnas. Es por eso que queremos ayudaros con algunos consejos para conducir de noche con la mayor seguridad posible, evitando accidentes.

  1. Comprobar la iluminación del vehículo. Antes de comenzar una ruta, es importante verificar que la iluminación del vehículo funciona correctamente, tanto en rutas diurnas (si la ruta diurna es de larga distancia, es probable que la conducción se alargue durante la puesta del sol) como nocturnas. Recuerda usar las luces de largo alcance cuando no haya visibilidad y siempre que las condiciones de circulación y de la vía te lo permitan (Importante no deslumbrar a otros vehículos).

 

  1. Moderar la velocidad. La visibilidad reducida debería ser sinónimo de disminuir la velocidad. Aunque parece evidente, no siempre es así. En las rutas nocturnas hay menos tránsito de vehículos y las carreteras suelen estar vacías, es por eso que muchos conductores tienden a aumentar la velocidad. Sin embargo, es recomendable reducir la velocidad máxima en un 20% para ser capaces de reaccionar ante cualquier imprevisto (lo recomendado es no superar los 90 km/h en carretera por la noche).

 

  1. Realizar descansos cada hora/hora y media. Durante cualquier ruta, los descansos son imprescindibles. Sin embargo, es común que durante las rutas nocturnas aparezcan más síntomas de somnolencia. Es por eso que se recomienda hacer paradas con mayor frecuencia (aunque no haya síntomas), y no dudar en descansar siempre que sientas fatiga, cansancio o somnolencia.

 

  1. No conducir con la luz interna de la cabina encendida. Conducir con la luz interna encendida hará que haya un mayor contraste entre el interior y el exterior y puede disminuir tu visión, es por lo que se recomienda siempre mantener una luz tenue en el interior del vehículo.
  2. Asegúrate de que el vehículo esté ventilado. Esto ayudará a evitar la somnolencia y la fatiga.

En Andamur #CuidamosLoQueImporta. Es por eso que la salud y el descanso del conductor profesional es nuestra prioridad. Al volante, ¡cuídate!