La profesión del conductor profesional es un trabajo muy sacrificado, sobre todo cuando llega el verano con las altas temperaturas y las largas rutas. Durante estos meses de calor, es importante mantener el camión preparado para las rutas, además de seguir algunas recomendaciones para evitar el estrés térmico (o golpe de calor) causado por las temperaturas elevadas.

Consejos para el mantenimiento del camión

El calor y las altas temperaturas pueden causar estragos en el camión. Por eso es importante que el conductor profesional lleve a cabo algunas comprobaciones para el mantenimiento de su vehículo.

  1. Comprueba el sistema de enfriamiento y aire acondicionado. Controlar los niveles de concentración de refrigerante es esencial para que el sistema de enfriamiento funcione correctamente.
  2. Controla el estado de los frenos. Aunque es algo que siempre hay que comprobar, en verano se vuelve indispensable. El calor puede provocar fallos en los frenos debido a la pérdida de fricción.
  3. Inspecciona las ruedas. El calentamiento del asfalto desgasta el caucho de las ruedas. Por eso es importante controlar el estado de las ruedas y la presión del aire.
  4. Examina el funcionamiento de las correa del motor. Las correas del motor son las grandes olvidadas a la hora de inspeccionar el funcionamiento de todas las partes del camión. Para que se encuentren en buenas condiciones, el conductor profesional debe comprobar si las correas se pueden flexionar mientras giran.

Consejos para el conductor profesional

Tan importante es el mantenimiento del camión como la salud de los conductores profesionales. Seguir los siguientes consejos reducirá las posibilidades de sufrir problemas durante la ruta como el estrés térmico.

  1. Hidratación. Asegúrate de llevar siempre una botella de agua fría en la cabina. Mantenerse hidratado es esencial para sobrellevar el calor del verano.
  2. Descanso. El descanso es clave para evitar la somnolencia al volante. Además de dormir las 7-8 horas diarias, es importante que hagas descansos durante tus rutas. Además, si notas algún síntoma de somnolencia durante el trayecto, estaciona en un lugar seguro y descansa todo lo que sea posible.
  3. Conduce con ropa ligera. Vestir con prendas con tejidos finos que permitan la transpiración durante los meses de verano ayudará a combatir mejor el calor. Los tejidos muy gruesos aumentan el calor corporal y las posibilidades de sufrir un golpe de calor.
  4. Mantén el vehículo ventilado. La cabina del camión tiene que estar ventilada cuando vayas a comenzar una ruta. Abre todas las puertas y ventanillas antes de subir al vehículo para que el calor salga del camión. Luego, enciende el aire acondicionado para mantener la cabina fresca.
  5. Protege la piel y los ojos. El protector solar y unas gafas de sol de calidad son indispensables durante tus rutas. El sol puede producir quemaduras y aumentar el calor, dando lugar a estrés térmico, además de irritar los ojos y aumentar el cansancio y el sueño del conductor.
  6.  Mejor la noche que el día. Si tu ruta te lo permite, estás bien descansado y eres una persona con capacidad para mantenerte despierto por la noche, conducir de noche con temperaturas más bajas reducirá la posibilidad de un golpe de calor. Además, durante la madrugada con la carretera despejada y la marcha más fluida, la fatiga del conductor será menor. En el caso de que no sea posible, un buen horario puede ser a primera hora (desde las 6  a las 11 de la mañana) o a última hora de la tarde. Intenta conducir en las horas menos calurosas (evitando entre las 12 y las 16 de la tarde).

En Andamur #CuidamosLoQueImporta y estamos comprometidos con el cuidado del chófer profesional. Al volante, cuidarse es una prioridad. No solo debes mirar por tu vehículo, también por tu salud. ¡Cuídate!